¿Tienes una fisura anal que no deja de molestarte y quieres eliminarla? En este post te enseñamos una manera de que el dolor al defecar se acabe.

 

 

El problema suele ser que al aplicar las pomadas o cremas que recetan los médicos, los ácidos que contienen las heces las arrastran, impidiendo que realicen su función. Por ello, lo que debes hacer antes de aplicar una crema en una fisura anal, es limpiar bien la zona del ano.

 

 

 

 

Coge el tubo de la manguera de ducha y acércalo al ano (cerca de las fisuras anales), dejando que agua tibia con la presión suficiente (ni muy fuerte ni muy débil) penetre en el interior. Tras esto, expulsa las heces hasta que el agua salga limpia, y entonces podrás aplicar la pomada en las fisuras y hará efecto durante el tiempo necesario.

 

Este tratamiento de fisuras anales no es doloroso, pero si quieres eliminarlas de raíz, deberás someterte a un tratamiento de fisuras (no es necesario que sea quirúrgico) que las borre por completo.