Las varices son esas marcas venosas en la piel, antiestéticas, pero también muy dolorosas, y que pueden desembocar en graves riesgos para la salud. Es común que las varices aparezcan en la cara, alrededor de la nariz y los pómulos, mientras que en el cuerpo se suelen repartir por el tronco y por las piernas y tobillos.

 

 

 

 

Para prevenir la aparición de varices, es recomendable hacer ejercicio, es decir, evitar a toda costa la vida sedentaria y no estar muchas horas de pie o muchas horas sentados con poco movimiento. También es importante usar un calzado apropiado, ducharse con agua fría o al menos hacer baños fríos en pies y piernas. Si puedes, al dormir o al sentarte en el sofá, pon en alto los pies o eleva la parte final del sillón o de la cama; además evitarás más las varices si te alejas de saunas o calor intenso, así como de la exposición prolongada al sol.

 

 

¡Siguiendo estos consejos podrás alejarte de las varices y de su intenso dolor!