Las venas varicosas son más frecuentes de lo que normalmente se estima. Suele afectar a hombres y mujeres, pero son estas últimas quienes suelen padecerlas con mayor regularidad. Sus síntomas son muy incómodos, por lo que es plenamente comprensible que todas y todos los que las tengan deseen quitar las varices de sus piernas.

 

 

Los primeros indicios sobre la formación de varices aparecen cuando se presentan los malestares como el cansancio en la piernas, acompañado de pesadez, hormigueo e incluso dolor en ellas. Si te ocurre todo esto, debes tener cuidado, pues hay una gran posibilidad de que vayan a aparecer arañas varicosas.

 

 

 

 

Para evitar que aparezcan estas molestas marcas en tu piel, puedes darte duchas hidromasaje de manera muy sencilla, se toma la extensión de la ducha y se proyecta sobre la pierna alternando agua fría con tibia, en ningún caso agua caliente.

 

 

Además, tras estas duchas, puedes completar el tratamiento de varices dándoles masajes a tus piernas con diferentes cremas o aceites recomendados para ello.